7 pasos para convertirte en un vidente de verdad

Si hablamos de clarividencia, o simplemente sobre videncia, seguramente muchos se imaginarán a la típica adivina con grandes pendientes dorados, acento extranjero y su capacidad para observar el futuro frente a una bola de cristal. Muchos se preguntarán si la magia funciona de verdad, pero lo que no saben es que la magia está más cerca de lo que pueden imaginar, incluso dentro de ellos mismos, y que por tanto es posible desarrollar esas habilidades con un poco de dedicación.

Además, no es necesario nada especial para poder desarrollar el poder para ver el futuro por uno mismo. Tan solo debemos explorar las diferentes técnicas y metodologías hasta que encontremos la que mejor se ajusta a nosotros.

La palabra clarividencia, que etimológicamente hablando viene vinculado a “ver con claridad”, es la facultad que poseen aquellas personas capaces de ver la verdad, tanto en el pasado, como en el presente y el futuro.

Muchos videntes cuentan con este don desde que nacen, sin embargo, con un poco de entrenamiento, es posible desarrollar estas habilidades en no demasiado tiempo.

Estas pistas te ayudarán a saber si de verdad tienes predisposición para poder convertirte en un vidente:

  • Has tenido algún sueño muy real que se ha convertido en realidad.
  • Has perdido algo y has podido encontrarlo porque una imagen del lugar donde se encontraba ha venido a tu mente.
  • Has sido capaz de predecir alguna acción, como por ejemplo, en qué planta se baja un vecino del ascensor.
  • Has recibido una imagen mental de alguien que al poco tiempo te encuentras o te llama.

Estas experiencias pueden calificarse como “videncia”, y son muy normales y más frecuentes de lo que te puedes imaginar.

Además, podemos sacarle provecho hasta el punto de mejorar considerablemente nuestra calidad general de vida, por lo que aprender a desarrollar este poder vidente no solo te convertirá en alguien sorprendente, sino, además, en alguien con una herramienta muy útil para el día a día.

La clarividencia es una facultad que se puede mejorar y hacer más poderosa, pero, como todo, necesita de aprendizaje y puesta en práctica para que, en poco tiempo, puedas ser capaz de adivinar lo que va a pasar.

1. No te asustes de ver el futuro

La mayoría de videntes adultos empezaron a tener sus primeras experiencias clarividentes durante la etapa de la niñez. Para una persona que descubre este tipo de poderes a una edad tan temprana, no es de extrañar que le resulte tan extraño como aterrador, por lo que resulta normal que “ignoren” sus capacidades para protegerse.

Es importante que nos libremos de esa sensación de miedo a conocer el porvenir. Una de las mejores formas de hacerlo es sentándonos en algún lugar cómodo y tranquilo, y meditar con la intención de dejar clara nuestra voluntad de alejar de nosotros el miedo de ver nuestro propio futuro.

2. Haz tu pregunta de manera directa

Para obtener respuestas concretas debemos hacer preguntas concretas. Debemos elegir bien nuestras palabras a la hora de formular nuestras cuestiones. No deberíamos intentar engañarnos a nosotros mismos. No tengas miedo y añade a tu pregunta tantos detalles como detalles desees conocer.

3. Respira hondo y céntrate en tu Tercer Ojo

Tras lanzar tu pregunta, realiza tres respiraciones lentas y profundas. Después, concéntrate en la zona que hay entre tus ojos. Aquí se encuentra el llamado Tercer Ojo, también conocido como chakra, y es el encargado de activar tus poderes psíquicos.

Mientras realizas el ejercicio de respiración deberás esforzarte en ver una forma ovalada que descansa en la zona que hay entre tus ojos. Fíjate si tu Tercer Ojo se encuentra abierto, entre abierto o si por el contrario está totalmente cerrado.

Nuestro objetivo es abrirlo, por lo que es importante que dejemos clara nuestra manifestación de querer hacerlo. Cuando lo consigas, experimentarás una sensación de paz y bienestar que quizá hacía mucho tiempo que no sentías.

4. Presta atención a todas las imágenes que lleguen a tu mente

Los clarividentes son conocidos por recibir un bombardeo eventual de imágenes. En ocasiones son más y en otras, menos. La manera en la que recibas estas imágenes puede variar, ya que puede tratarse de una imagen estática, o bien en movimiento. También pueden aparecer en blanco y negro o a todo color. En ocasiones también puede parecer un dibujo.

5. Aumenta la nitidez y el tamaño de las imágenes

Para hacerlo, tan sólo debes pedirlo. En la vida pocas cosas son más poderosas que nuestras intenciones, por lo que si lo deseas, podrás.

6. Atribuye un significado a lo que veas

Además de esforzarnos por mejorar la calidad de las imágenes mentales, también debemos aprender a otorgarles un significado inequívoco. Aunque, al igual que en el punto anterior, la forma de hacerlo es muy sencilla. Tan solo deberemos preguntarnos a nosotros mismos por el significado de esas imágenes y prestar atención a lo que veamos, oigamos o sintamos. Si no te convence la primera respuesta, vuelve a preguntar hasta que encuentres una contestación que te satisfaga. La información física está ahí para nosotros, tan solo debemos intentar entender claramente su significado.

7. Confía en lo que ves

Aunque se trata del último paso, este es, quizá, el más importante de todos, ya que si descartamos alguna de las imágenes que nos lleguen porque pensemos que se trata de nuestra imaginación, quizá estemos perdiendo valiosas oportunidades. Asegúrate de contrastar cada información que recibas y aprender a validar la confianza de tus predicciones.

Magia y Poder