Hechizos de Protección

Los hechizos pueden ser utilizados con fines ofensivos, y es por esta razón que somos capaces de encontrar un buen número de estos hechizos que resultan muy sorprendentes.

Sin embargo, la magia también puede ser usada, de igual manera, para protegernos y defendernos de aquello que nos pueda amenazar. Aunque bien es cierto que este tipo de hechizos requieren de un mayor nivel de experiencia y concentración, también es verdad que sus resultados son mucho más satisfactorios.

Con un hechizo para protegernos no solo nos estamos ayudando a nosotros mismos, sino que los poderosos poderes de un hechizo de este tipo también pueden ser usados para proteger a alguien que nosotros elijamos, para lo cuál pueden resultar muy útiles los hechizos para proteger la casa y a todos los que viven en ella. Combinar la fuerza de estos hechizos con algún hechizo para la buena suerte es una decisión perfecta.

Usar la magia para protegernos es sin duda una idea muy inteligente. Existen multitud de formas de protegernos con magia, o bien para eliminar las influencisa negativas de nuestra vida.

Cómo lo hagas depende de tu situación, pero nunca dependas únicamente de la magia si te encuentras en un serio peligro. Si recibes alguna amenaza del mundo físico, es muy importante que uses los recursos del mundo físico para protegerte.

Para ahuyentar a alguien de nuestra vida, alguien que nos cae mal o que no nos aporta nada positivo, puede resultar más sencillo mediante la utilización de hechizos para ahuyentar. Es una buena solución, ya que además de no hacer daño a nadie, puede ser una manera efectiva de darle un empujón mágico fuera de nuestra vida.

Si el problema parece más serio y crees que algen te ha lanzado un hechizo a ti, quizá necesites probar con otra magia mucho más poderosa.

¿Cuándo usar un hechizo de protección?

Como todos sabemos, siempre es mejor prevenir que curar. No obstante, existen situaciones concretas en las que lanzar un hechizo de protección puede resultarnos especialmente beneficioso:

  • Para protegernos a nosotros mismos o alguien querido: Invocando la magia blanca podemos atraer protección para nosotros o para nuestros seres más queridos.
  • Queremos proteger nuestra energía positiva: Si queremos evitar sensaciones oscuras o negativas, un hechizo de protección puede sernos de ayuda.
  • Queremos preservar el éxito: Tanto si somos grandes celebridades como ciudadanos normales, es normal que queramos proteger todo aquello bueno que hemos conseguido en nuestra vida.
  • Para proteger nuestras finanzas: Ahorrar es algo que no es fácil para muchos, por eso con un hechizo de protección podemos aumentar las posibilidades de que todo nuestro dinero se encuentre protegido frente a cualquier fuerza del mal.

Cómo lanzar un Hechizo Protectivo

A continuación conocerás la forma correcta de lanzar un hechizo de protección. Naturalmente, los detalles específicos variarán para los diferentes tipos de protección que uses.

Identifica aquello de lo que quieres ser protegido

Hasta que no sepas claramente de qué quieres resultar protegido, no hay manera para descubrir qué tipo de hechizo necesitas lanzar. Amenazas psicológicas, magia negra o episodios traumáticos emocionalmente requieren de diferentes tipos de hechizos de protección.

Explica en voz alta tu problema

Hablar en voz alta sobre lo que nos perturba, así como relatar toda la historia del suceso puede resultar especialmente útil para ayudarnos a identificar cuál es la causa exacta de la negatividad o amenaza, haciendo así mucho más fácil y efectiva nuestra protección. Cuantos más detalles des, más oportunidades tendrás de entender su causa.

Meditar

Meditar acerca de la idea que te está atormentando puede ayudarte a limpiar los sentimientos negativos que invaden tu mente y aclarar tu cerebro para facilitar tu concentración a la hora de lanzar un hechizo.

Prepara tu material

Encender velas o incienso y repartir algunas hierbas puede ser especialmente útil para crear una atmósfera más receptiva y sensible.

El olor que producen estos elementos puede sernos de utilidad gracias a sus propiedades protectivas, que pueden resultarnos de utilidad tanto durante la realización del hechizo como una vez ejecutado.

Protege tu casa

Para empezar, puedes quemar un poco de salvia mientras caminas por cada estancia de tu hogar lanzando el encantamiento. Esto añadirá un nivel extra de protección para tu casa, lo cual hará que la residencia en la que vives se convierta en el lugar seguro que siempre debió ser.

Es muy importante que si lanzas otro tipo de magia, esta tenga relación con los hechizos de protección que estés usando, con el fin de incrementar el poder positivo y añadir un nivel mayor de energía al efectivo protectivo de tus hechizos.

Un lenguaje obsceno, una actitud pesimista o tener malas intenciones no hacen más que incrementar la energía negativa de donde estés, lo cual hará que la magia se debilite, de manera que su protección no sea totalmente productiva. Usar un lenguaje negativo puede dar lugar a que la malicia sea introducida en tu hechizo, poniendo en riesgo a eficacia de la protección.

Asegúrate de sacar de ti todos los pensamientos que puedan tener una carga energética negativa, así como trata de mantener aquellos sentimientos de pureza y buena intención.

Los hechizos de protección son una forma muy poderosa de magia que ejecutador correctamente pueden trabajar para mantenerte seguro y evitar energías negativas, convirtiéndose por ello en uno de los hechizos favoritos por los conocedores de la magia de todo el mundo.

Magia y Poder