Los vajes astrales al descubierto




Un viaje o proyección astral es una experiencia extra corporal durante la cual el cuerpo astral abandona el cuerpo físico para viajar a través del plano astral.

Se dice que las probabilidades de realizar una proyección astral aumentan cuando la persona se encuentra enferma o ha estado implicada en una experiencia cercana a la muerte, sin embargo, también es posible realizar un viaje astral a voluntad propia.

A continuación describo las instrucciones más eficaces para que cualquiera que quiera pueda realizar un viaje astral con todas las garantías y de manera completamente segura.

En este artículo daremos todas las claves y consejos sobre cómo hacer un viaje astral fácilmente.

Tanto si es tu primera proyección astral, como si eres un viajero experimentado del plano no físico, estos consejos te ayudarán a mejorar tus experiencias y a realizar viajes astrales a placer.





1. Preparando tu viaje astral

Antes de empezar tu viaje astral, es importante que prepares algunas cosas para garantizar la proyección astral. No necesitas nada especial, pero si será recomendable que cuentes con un espacio tranquilo donde puedas relajarte.

Practica por la mañana

En lugar de intentar realizar tu proyección astral por la noche, justo antes de ir a dormir, es mejor que lo hagas justo cuando te despiertas por la mañana, cuando aún estás en estado de somnolencia.

Es mucho más fácil alcanzar el estado necesario de relajación y de mayor conciencia durante el amancer, aunque en realidad es posible realizarlo a cualquier hora del día, ya que no existen unos requisitos inflexibles.

Este paso se trata más bien de una preferencia personal, por lo que te recomendamos que realices el viaje astral cuando te sientas con mayor motivación para hacerlo.

Crea la atmósfera adecuada

Una proyección astral siempre requerirá de un estado profundo de relajación, estaría bien que dedicaras un tiempo a crear un lugar totalmente cómodo en algún lugar de tu casa. Tumbarse en la cama o en el sofa es una técnica muy frecuente que permite entrar en un estado máximo de relax tanto al cuerpo como al cerebro.

Es más fácil realizar un viaje astral cuando estamos solos que cuando estamos con alguna otra persona más en la misma habitación. Si sueles dormir con alguien, intenta elegir otra habitación para practicar tus viajes astarles. El momento perfecto es cuando no hay nadie más, así que asegúrate de que nadie entrará en la habitación mientras te encuentres realizando el viaje astral.

Puedes correr las cortinas o bajar las persianas para mejorar el entorno. Cualquier tipo de interrupción podría arruinar el estado de relajación necesario para una proyección astral.

Túmbate y relájate

Una vez has encontrado la habitación perfecta para realizar tu proyección astral es el paso de ponerse manos a la obra.

Túmbate bocarriba y cierra tus ojos. Trata de limpiar tu mente y evita pensamientos que te distraigan. Cóncentrate en tu cuerpo y en cómo se siente. Tu objetivo es alcanzar un estado de completa relajación, tanto mental como corporal.

Contrae tus músculos y luego relájalos. Empieza con el dedo gordo del pie y ve avanzando en dirección hacia la cabeza.

Respira profundamente y exhala completamente. No generes tensión en tu pecho y hombros, tan solo relájate.

Centra tu mente en tu respiración. No es el momento para pensar en otros asuntos o preocupaciones, ni siquiera debes preocuparte por la idea de tu alma proyectándose desde tu cuerpo. Tan solo sumérgete en un estado de relajación.

Quizá te sea útil disponer de un cristal de cuarzo. Con él aumentarás el número y la velocidad de tus vibraciones mientras te preparas.

2. Extrae tu alma del cuerpo

Una vez tengas todo listo, es el momento de proyectar tu alma fuera de tu cuerpo. No debes preocuparte, es algo completamente seguro y, aunque al principio puede emocionarte tanto como asustarte a partes iguales, las probabilidades de hacerlo correctamente son realmente elevadas.

Alcanza un estado de hiponosis

A este estado se le suele conocer como estado hipnagógico. Deja que tu cuerpo y tu mente se enfoquen en dormir, pero que trata de no perder la consciencia por completo. Lo que debemos conseguir es permanecer en una línea intermedia, entre un estado de vigilia y dormir, es decir, en un estado hipnótico, necesario para la ejecución del viaje astral. Para conseguirlo, usa el siguiente método:

  1. Manteniendo tus ojos cerrados, permite que tu mente vague a cualquier parte de tu cuerpo, como tu mano, tu pie o al dedo de una mano.
  2. Céntrate en esa parte de tu cuerpo hasta que puedas visualizarla perfectamente, incluso con los ojos cerrados. Sigue haciéndolo hasta que todos tus otros pensamientos desaparezcan de tu mente.
  3. Usa tu mente para contraer esa parte del cuerpo, pero no la muevas físicamente. Visualiza tu mano abriendo y cerrándose, o los dedos de tu pie moviéndose. Hazlo hasta que parezca que se mueven de verdad.
  4. Ve ampliando poco a poco las partes de tu cuerpo en las que se va centrando tu mente. Mueve tus piernas, tus brazos y tu cabeza usando tan solo tu mente. Debes continuar hasta que seas capaz de mover tu cuerpo entero tan solo con tu mente.

Entra en estado de vibración

Muchas personas aseguran sentir vibraciones, que vienen en ondas con diferentes frecuencias, mientras el alma se prepara para abandonar el cuerpo. No tengas miedo de las vibracoines, puesto que en el momento en el que presencias miedo es posible que dejes tu estado meditativo.

Usa tu cuerpo para empujar tu alma fuera de tu cuerpo

Imagina en tu mente la habitación en la que estás tumbado. Mueve tu cuerpo en tu mente para levantarlo. Mira a tu alrededor. Ponte de pie y anda alrededor de la habitación, después mira tu cuerpo en la cama.

Tu experiencia extracorpórea estará completa si sientes como si estuvieras contemplando tu propio cuerpo desde el otro lado de la habitación, y que tu consciencia en si misma ahora está separada de tu cuerpo.

Alguna gente necesita un poco de práctica para conseguir llegar a este nivel. Por otro lado, es posible para cualquiera que lo desee y practique lo suficiente.

Si tienes problemas para levantar completamente tu alma de tu cuerpo, intenta primero con una mano o con una pierna primero. Sigue practicando hasta que seas capaz de moverte por toda la habitación.

3. Vuelve a tu cuerpo

Tu alma siempre permanece conectada a tu cuerpo mediante una fuerza invisible. Algunas personas lo llaman el “cordón de plata”. Permite que esta fuerza guía tu alma de vuelta al cuerpo. Entra de nuevo en tu cuerpo. Mueve físicamente los dedos de tus manos y de tus pies y, poco a poco, entrarás de nuevo en un estado de plena consciencia.

4. Explorando el plano astral

Una vez hayas conseguido algo de experiencia realizando viajes astrales, es el momento de dar un paso más.

Confirma que estás proyectando tu alma fuera de tu cuerpo

Una vez hayas conseguido experiencia proyectando tu alma fuera de tu cuerpo en la misma habitación, querrás confirmar que sin duda estás separado en dos planos.

La próxima vez que practiques un viaje astral, no te gires a mirar tu cuero. En su lugar, abandona la habitación y explora otras áreas de la casa.

Examina un objeto en la otra habitación, debe ser algo a lo que nunca le hayas prestado atención en el plano físico. Haz una nota mental de su color, forma y tamaño, prestando especial atención a tantos detalles como te sea posible.

Vuelve a tu cuerpo. Cuando vuelvas al plano físico, ve a la habitación donde previamente habías proyectado tu alma. Analiza el objeto que habías examinado mientras viajabas astralmente y confirma que los detalles son los mismos.

Exploración adicional

Una vez hayas realizado varias sesiones de proyecciones astrales, ve a lugares menos familiares para ti. Cada vez percibirás detalles de los que nunca antes te habías percatado. Después de cada sesión, verifivca físicamente los detalles.

Después de unos cuantos viajes, podrás viajar a lugares completamente desconocidos con la completa seguridad de que lo estás haciendo mediante una proyección astral.

Retorno a tu cuerpo

Algunas personas afirman que realizar viajes astrales es una actividad peligrosa, sobre todo cuando cuando uno coge la suficiente práctica y experiencia como para ir a lugares donde no necesita estar. Esta gente no entiende, o quizá les asusta, un viaje astral.

Siempre que sigas los pasos correctamente, no tendrás nada de lo que preocuparte.

Antes de realizar un viaje astral es recomendable imaginarte a ti bañado en una brillante y blanca luz. Imagínala alerdedor o dentro de ti. Esto te protegerá de otra forma de pensamientos o de energía negativa. De todas maneras, no debes preocuparte, el “cordón de plata” no puede romperse.

Lo que nadie cuenta sobre los viajes astrales y los sueños lúcidos

Muchas veces hemos visto en películas o en la televisión hablar de las proyecciones astrales y los viajes a otros planos de nuestra consciencia.Lo que para muchos puede suponer mera ciencia ficción, para otros es algo más que un cuento, puesto que existen verdaderos expertos que aseguran ...

Muchas veces hemos visto en películas o en la televisión hablar de las proyecciones astrales y los viajes a otros planos de nuestra consciencia.Lo que para ...

Si estamos interesados en realizar una proyección astral, parece natural que queramos tomar consciencia de los peligros que esto puede suponer, así como ...

Mucha gente tiene dudas o, directamente, no conoce nada acerca de los viajes astrales, por lo que esta lista con 10 preguntas y sus respuestas, quizá le sea de ...

Magia y Poder