Amuletos de protección: qué son y para qué son buenos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Los amuletos son objetos que ayudan a su poseedor a desafiar algunas influencias negativas o a superar un desafío en la vida de la persona.

Cualquier material es válido para su fabricación. Por lo que es frecuente encontrar amuletos de oro, cristal, plata, cobre, arcilla, madera… Sin embargo, es necesario tener en cuenta la naturaleza de la que proviene para determinar su capacidad de albergar energía en su interior.

El momento ideal para crear un amuleto se encuentra entre las lunas nuevas. Este periodo de 28 días te ayuda a preparar tu amuleto para cargarlo con energías protectoras que pueden influir en las personas de forma conveniente.

Las propiedades internas del amuleto se refuerzan con afirmaciones positivas que concentren la energía para realizar las tareas que se le asignen.

¿Cuáles son las diferencias entre un amuleto y un talisman?

La diferencia entre los amuletos y los talismanes se encuentra en su objetivo: mientras que los amuletos tienen como función proteger frente a determinadas fuerzas, los talismanes atraen o generan aspectos específicos. El propósito (amor, suerte, fortuna…) de un talismán puede ser diferente del de otro.

Por lo tanto, puedes encontrar amuletos de protección que te protejan de accidentes o enemigos, o utilizar un talisman para el amor, un talisman para la protección, un talismán para la suerte, para la salud, etc.

Ritual para crear tu propio amuleto

El día de luna llena coloca el amuleto en un altar o allá donde vayas a crear tu ritual. Tendrás que volver a él cada día hasta la próxima luna llena. También puedes utilizar el centro de cuatro velas violetas. Es importante ser consciente de tu propio estado de ánimo, ya que el ritual solo tendrá éxito si te sientes en armonía y tranquilidad.

Para iniciar el ritual, dibuja un círculo mágico con 7 luces de té blancas mientras visualizas la luz moviéndose en el mismo sentido que las agujas del reloj. Aquí puedes aprender a dibujar un círculo mágico. Invoca a las energías de los ángeles de las cuatro direcciones para que te apoyen desde el norte, el sur, el este y el oeste. Invoca también a la Deidad para que te ayude a introducir y mantener la energía en el interior del amuleto. Deja que sean los maestros y ángeles quienes carguen tu amuleto con las energías más puras y poderosas.

Trata de cargar por completo el amuleto con poderosas afirmaciones positivas:

“Soy salud” – mientras te centras en la parte más saludable de tu cuerpo, en un momento saludable de tu vida, alguna recuperación. Es importante que afirmes desde la verdad, creyendo en aquello que estás diciendo para encontrar el verdadero significado de tu alma inmortal. Tanto tú como el amulet sois salud. Sois uno.

Termina el ritual cuando sientas que es el momento. Agradece a la Deidad, los maestros y los ángeles toda su ayuda y apoyo.

Cierra mentalmente el círculo mágico en sentido contrario a las agujas del reloj. Apaga las luces de té, pero mantén las velas violetas encendidas hasta que se consuman durante al menos cuatro horas o más.

Enciende las velas cada día y concéntrate en el amuleto utilizando las poderosas declaraciones positivas que hayas escogido para tu ritual. Así estarás convirtiendo tu amuleto en un ser astral que portará el poder que hayas elegido. Tras 28 días, dale a tu amuleto una gota de tu sangre para que quede terminado.

Si has creado el amuleto para alguien más, recuerda repetir: “Gracias, amuleto protector, que has venido a mi. Te acepto y conecto nuestras energías”.

Trata de llevar el amuleto durante una semana en contacto directo con la piel. Si te resulta difícil, al menos trata de mantenerlo en tu bolso o bolsillo, envuelto en un paño.

Comunidad y preguntas

1 Comentario
  1. Responder Avatar
    Gladys huaman reategui 05/10/2019 a 9:03 PM

    Sus hechizos son muy buenos y que siga adelante

    Deje una respuesta

    Más magia y poder para explorar

    Magia y Poder