Una visión cognitiva de las razones de la gente religiosa

PDF Gratuito

Conoce las 5 formas de limpiar las energías para activar tus deseos

PDF Gratuito

Aprende a manifestar abundancia y éxito verdaderamente

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Existen muchas formas de creer en Dios, pero la mayoría de las personas sienten que se comunican con él y perciben las evidencias de su participación en el Universo.

Sin embargo, a día de hoy todavía son muchos quienes encuentran difícil conjugar las ideas de religión con lo que creen saber del mundo. A continuación puedes profundizar un poco más en la idea de Dios tanto si nunca antes habías creído en su existencia, como si ha llegado un punto de curiosidad en el que hasta te es normal soñar con religión.

¿Por qué hay gente que cree en Dios?

Muchos grandes pensadores han intentado dar respuesta a esta pregunta. Por ejemplo, para Karl Marx la religión era “el opio del pueblo”. Por su parte, Sigmund Freud concebía a Dios como una ilusión que producía en los fieles un retorno a necesidades infantiles, como la seguridad y el perdón.

Psicológicamente podemos observar en nuestra evolución eso que se conoce como “el motor De Dios”. Una metáfora que nos ayuda a creer en una deidad. Esta hipótesis posiciona la religión como el subresultado de una serie de adaptaciones sociales y cognitiva que han ido de nuestra mano.

regresar al menú ↑

¿Estamos adaptados para tener fe?

Los seres humanos somos sociales por naturaleza: estamos aquí para comunicarnos e interactuar con fines solidarios y cooperativos. Esto conlleva a desarrollar apegos más poderosos a ciertos individuos rente a otros. de hecho, cuando un niño se siente amenazado por el abuso o la separación, son hechos que pueden influir en el desarrollo social y emocional. Afectando incluso a su vida adulta, cuando empiezan a fortalecer sus círculos sociales. Del mismo modo puede aplicarse este proceso a las deidades religiosas.

Poder predecir el comportamiento de otros en ciertos momentos y circunstancias permite tender un puente hacia las relaciones con otras personas. Es fácil intuir qué va a decir o hacer alguien. A esto se le llama desacoplamiento cognitiva. Se trata de un pequeño salto desde poder imaginar la mente de alguien que conocemos hasta imaginar una mente omnisciente, omnipotente y humana.

Otra forma de comprender la fe la encontramos en nuestra capacidad para antropomorfizar objetos. ¿Cuántas veces has dado un salto de la cama en medio de la noche cuando has creído ver la figura de alguien que finalmente era una silla con ropa? Esta condición nos facilita atribuir de comportamientos y formas humanas a aquellas entidades que no lo son, tales como los dioses.

regresar al menú ↑

¿Cuáles son los beneficios de creer en Dios?

Dejando a un lado los aspectos psicológicos, la adoración colectiva basada en el comportamiento ritual es el ingrediente que nos hace querer volver a repetir. Cánticos, bailes y oraciones milagrosas, así como la configuración de un estado mental similar al trance, son elementos que favorecen los actos de unidad social, que pueden terminar alterando la química del cerebro, aumentando los niveles de dopamina, serotonina y oxcitocina. Estas sustancias nos hacen volver a sentir bien, que queramos volver a hacer lo mismo.

Estas adaptaciones cognitivas tienen mucho que ver con las normas domésticas y educativas que tienden a no disputar ideas religiosas. Aunque se nos motiva a desafiar otras ideas carentes de base científica desde la infancia, esto no es igual con la religión.

Es un hecho que el impacto de la religión tiene mucho que ver con la evolución y el funcionamiento humano. Pero después de los argumentos descritos anteriormente surge otra gran cuestión: ¿hay alguna evidencia de la existencia de Dios?

Eliana Diconda

Eliana Diconda

La vida es mucho menos oscura cuando nos esforzamos por iluminarla con nuestra luz interior.

PDF Gratuito

Descubre la magia de la manifestación

PDF Gratuito

5 formas de limpiar las energías para que tus hechizos funcionen

Magia y Poder