Recuerda todos tus sueños con estos 4 simples pasos

Puede que muchos no lo crean, pero existe una forma para aprender a recordar todos tus sueños. Con un método realmente sencillo, podrás empezar a recordar sueños tras solo una o dos noches de práctica.

Para entenderlo mejor, debemos saber que se trata de un tipo de hipnosis, es decir, sugestionaremos nuestra mente antes de ir a dormir. Este estado se conoce como nivel límite del sueño, y es cuando tu cerebro absorbe las sugestiones con mayor facilidad.

Se dice que algunas comidas pueden causar malos sueños o pesadillas. Aunque no está demostrado que esto sea cierto, pero parece ser que cuando comemos alimentos lácteos, como leche o queso, los sueños suelen ser más intensos, pero no necesariamente son malos.

Es cierto que alguna comida nos puede causar indigestión si vamos a dormir inmediatamente después de ingerirlos, por lo que si tenemos pesadillas podemos atribuir a esta causa la razón.

Otra cosa interesante que debes saber es que si tus sueños además de intensos, son brillantes y llenos de color, lo más probable es que estés a punto de tener lo que se llama una experiencia extracorporal, o más comúnmente conocido como proyección astral.

Para recordar los sueños, tan solo debes seguir estas simples recomendaciones:

  1. Prepárate en tu cama

Intenta relajar tu cuerpo tanto como puedas. Puedes realizar estiramientos o practicar un poco de Yoga. Además, unos minutos de meditación pueden ser muy útiles para aclarar nuestros pensamientos y prepararnos. No es necesario que comas antes de empezar, aunque puedes hacerlo si lo deseas. Puedes hacer la prueba, y comer diferentes alimentos antes ir a la cama, para comprobar los diferentes resultados. Asegúrate de tener un bolígrafo y algo para escribir cerca de tu cama.

  1. Programando tus sueños

Es un paso esencial en la tarea de recordar sueños. Cuando entres en el nivel límite del sueño debes repetirte tus deseos de recordar tus sueños. Sabrás que estás en el nivel límite del sueño porque es el momento previo a estar completamente dormido. Si no puedes o no te gusta repetirte tus intenciones, puedes usar una grabadora y usarla cuando vayas a dormir. Si optas por esta última opción, asegúrate de disponer, al menos, de 20 minutos de grabación.

  1. Toma notas

Si despiertas y recuerdas tu sueño, debes tomar nota de todos los detalles que puedas recordar. Escribe tanto lo que ocurre como lo que sientes. Anota si el sueño era en blanco y negro o en color, si lo vivías en primera persona o si eras un mero espectador. Esta es la razón por la que es esencial tener algo para escribir próximo a tu cama. Si vuelves a dormir, posiblemente puedas tener otro sueño y entonces deberás repetir este paso.

  1. Evalúa tu noche

Es importante hacer una evaluación de cada noche. Te sorprenderá a cantidad de sueños que puedes llegar a tener en una sola noche. Hay personas que pueden llegar a tener hasta 20 sueños por noche, y algunos incluso muchos más. Todos tenemos una gran cantidad de sueños cada noche, aunque muchos no se dan cuenta hasta que prueban algo como esto. Puedes organizar tus notas por colores y fechas, para así controlar y estudiar tu propio historial de sueños.

Magia y Poder