Cómo saber si tienes mal de ojo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

El mal de ojo es la creencia popular de que alguien puede, bien de manera voluntaria, bien de manera involuntaria, generar enfermedades y desgracias a otra personas con tan solo mirarlas.

El mal de ojo se atribuye generalmente a la envidia. En algunas zonas del mundo esta creencia se centra sobre todo en niños, donde alguien puede lanzar a un niño un mal de ojo disfrazado de palabras dulces y agradables, pero tras las que se esconde una poderosa energía negativa.

Si crees que tú o algún niño de tu enotrno está sufriendo los terribles efectos del mal de ojo, es aconsejable que aprendas a diagnosticarlo y que conozcas los métodos más efectivos para garantizar que logras hacerlo desaparecer por completo.

Diagnóstico: ¿Cómo saber si tengo mal de ojo?

La energía negativa que produce una persona envidiosa puede dar lugar a síntomas físicos que no están relacionados directamente con ninguna enfermedad, como la debilidad, infecciones, malestar estomacal, fiebres o naúseas. También es frecuente que la persona afectada empiece a tener problemas personal, familiares o profesionales sin ninguna causa aparente.

El método del carbón

Este método es muy popular en Europa del Este. Ejecutarlo es muy sencillo. Tan solo debes colocar un poco de carbón en un recipiente con agua. Si el carbón se hunde y acaba sumergido es una buena señal, ya que significará que estamos libres de mal de ojo. Sin embargo, si el carbón flota y permanece en la superficie significará que estamos siendo víctima de los efectos del mal de ojo.

Si no disponemos de carbón a mano, también podemos hacer uso de una cerilla.

Por lo general, este ritual lo suelen realizar los padres o tutores de los niños, o uno mismo si pensamos que somos nosotros quienes podemos estar sufriendo un mal de ojo.

El método de la cera

Otro método muy efectivo para saber si nos han hecho mal de ojo consiste en dejar que un poco de cera caliente gotee sobre un recipiente con agua bendita. Presta atención a cómo reacciona: si salpica o se queda pegada a los lados del recipiente, podría significar que te han lanzado un mal de ojo.

El método del aceite

Este método es muy popular ya que resulta muy sencillo que resulta de llevarlo a cabo.

Debemos dejar caer unas cuantas gotas de aceite en un recipiente con agua. Si se forma un ojo, es señal de que existe mal de ojo.

Otra alternativa consiste en verter aceite sin manipular sobre un mechón de pelo de la persona que creemos afectada al interior de un vaso de agua -preferiblemente agua bendita.

Si el aceite flota, las probabilidades de que esa persona esté sufriendo mal de ojo son muy altas.

Cómo quitar el mal de ojo

La idea de que a alguien o a alguien querido le hayan lanzado un mal de ojo es algo que no le gusta a nadie. Es lógico que si alguien cree estar recibiendo este horrible mal desee deshacerse de él cuanto antes.

Existen diferentes técnicas que pueden resultar muy útil para acabar con este tipo de males.

Busca al atacante

Puede parecer dificil, pero sin duda, resulta lo más efectivo. Consiguiendo que la persona que lanzó el mal de ojo toque a la víctima es la forma más fácil de eliminar el mal de ojo. No importa si la persona que está sufriendo el mal de ojo es tocada sobre la ropa o, diréctamente, sobre la piel. Si el mal de ojo fue lanzado involuntariamente, la persona que lo hizo no tendrá ningún inconveniente en colaborar contigo para poner fin a este mal.

Recuerda que para lanzar un mal de ojo no es necesario el contácto físico con la víctima. Sin embargo, tocarlo puede ayudar a que desaparezca.

Usa un huevo

Muy popular en México y otros paises latinos. Frotar un huevo sobre el cuerpo de la persona que creemos que está sufriendo el mal de ojo es una forma muy efectiva de destruir este tipo de males.

Para incrementar el efecto de esta técnica podemos acompañarla de una oración, como el Padre Nuestro.

Una vez hecho, deberemos colocar el huevo un recipiente y ponerlo debajo de la almohada, donde lo dejaremos toda una noche. Si la clara es brumosa al día siguiente, significará que alguien había lanzado un mal de ojo, aunque haciendo esto es posible que ya lo hayamos eliminado.

Haz gestos con tus manos

Algunas personas aseguran que realizando ciertos gestos con nuestras manos es posible curar completamente el mal de ojo.

Uno de los gestos más populares que podemos hacer con nuestras manos para tratar de quitar un mal de ojo es el de los cuernos, que consiste básicamente en cerrar el puño, pero manteniendo extendidos el índice y el dedo meñique de la mano. Apunta hacia el suelo cuando lo estés haciendo.

Otro gesto muy conocido es el de la “mano fico”, donde pondremos el dedo pulgar entre el dedo índica y el dedo corazón.

Emplea un espejo de seis caras

Otra forma, muy popular en China, que sirve para eliminar el mal de ojo consiste en sostener un espejo delante de una ventans o de una puerta. De esta manera reflejamos lejos y hacia afuera toda la mala energía.

Contacta con un especialista

Los curanderos suelen ser expertos en tratar este tipo de males. Si no sientes que estás lo suficientemente capacitado como para llevar a cabo algún ritual por ti, seguramente puedas encontrar a un curandero que pueda ejecutar alguna técnica por ti.

¿Cómo prevenir el mal de ojo?

Una vez nos hayamos librado de un mal de ojo, o simplemente para evitar ser víctimas de uno, parece normal que no queramos sufrir ninguno de sus negativos efectos. Para ello existen una serie de recomendaciones que nos ayudarán a mantenernos protegidos y lejos de las consecuencias de un mal de ojo.

  • Usa un bracalete de coral rosa. Se dice que ayuda a quien lo lleva a protegerse de los males de ojo.
  • Usa un hilo rojo. En algunas culturas, los padres usan un hilo rojo. Realizar este ritual es muy sencillo, an solo debemos atarlo cerca de quienes queramos proteger.
  • Haz que tu bebé porte un amuleto. Llevar con nosotros un amuleto no solo nos protegerá del mal de ojo, sino que también nos ayudará frente a otras formas de energía negativa, atrayendo, además, mucha energía positiva.
  • Esparce sal. Esparcir sal a la entrada de casa hará que tanto nosotros, como nuestro hogar, se encuentren protegido frente a los efectos del mal de ojo.

Últimas recomendaciones

Si no sabes bien cómo curar el mal de ojo, consulta a tus familiares más ancianos. No son pocas las familias donde este conocimiento va pasando de generación en generación.

Si decides visitar a un curandero, a una bruja o a un chamán, es muy importante que te asegures de que no se trata de un estafador. Infórmate y busca consejo en tu círculo primero antes de visitarlo.

Magia y Poder