7 terroríficas historias que te quitarán el sueño

Las historias de miedo son mucho más terroríficas cuando son reales.

Si te apasionan las películas de miedo o las historias paranormales, estás de enhorabuena. Repasamos algunos de los casos más escalofriantes de la red y te acercamos algunos de los relatos cortos que te pondrán los pelos de punta.

Si eres amante de los creepypastas o te encanta pasar miedo… Aquí tienes algunos de los testimonios más extraños o bizarros contados en primera persona por sus protagonistas.

¡Es hora de pasar un poco de miedo con las mejores historias de terror que leerás hoy!

El estudiante fantasma

“Un día, durante un descanso de clase, mi amigo agachó a cabeza para echarse una siesta. Hice esta fotografía para enseñársela a otros amigos de la clase de al lado. Cuando hice la foto no había nadie detrás. Nadie que pudiera haber dejado esta sombra.”

La perra que ve espíritus

“Mi perra tiene la desagradable manía de arañar la puerta de mi cuarto en mitad de la noche. Una vez no paraba de hacerlo sin ninguna razón aparente. Tras llamarla unas cuantas veces, tiré una almohada hacia la puerta para hacerla callar. Fue entonces cuando ladró… justo a mi lado. Había estado ahí todo el tiempo.”

Victória Koehlher, vía Facebook

El espíritu de la abuela

“Mi abuela vivió con mi familia durante sus últimos meses de vida. Murió en el sofá de nuestra casa un domingo por la noche.

A la siguiente semana empecé a presenciar algo extraño. Veía a alguien vestido de blanco que se paseaba de vez en cuando por la casa, pero siempre que iba a mirar, nunca había nadie. Mi hermana también decía ver algunas formas físicas. Estábamos aterrorizados. Hasta que mi hermana ya ni siquiera podía dormir en la casa por el temor que le producía. Mi madre rezo, quemó el sofá en el jardín y nuca más volvimos a ver nada.”

Aline Rsd, vía facebook

Hora de pesadillas

“Mi madre siempre se quejaba de que sufría terribles pesadillas, pero nunca llegaba a entender sobre qué trataban.

Un día, mientras estábamos en el centro comercial, le sugerí esperarla en la zona de los restaurantes comprando algo de comer. Cuando volví con los menús vi que había una expresión extraña en su cara. Le pregunté pero me dijo que todo estaba bien.  Insistí pero dijo que no pasaba nada, así que terminamos de comer y nos marchamos.

Mientras nos bajábamos por las escaleras mecánicas giré mi cabeza hacia mi madre y… casi me da un ataque al corazón porque justo detrás de ella había un hombre con ropa antigua cogiendo a mi madre delos hombres y mirándome con expresión de enfado.

Ella notó mi cara de espanto y gritó que qué me pasaba.

Cuando le conté lo que había  visto empezó a llorar y dijo:

“Acabas de describir a lhombre que intenta matarme cada noche en mis pesadillas”.”

Ana Carolina paris, via Facebook

¿Qué hay en el sótano?

“Mi mamá me dijo que nunca bajase al sótano. Sin embargo, yo quería saber que era lo que producía aquel ruido.

Era un sonido parecido al de un perrito. Y yo quería ver al perrito, así que un día decidí que tenía que hacerlo.

Abrí la puerta del sótano y entré de puntillas.

No podía ver al perrito, pero de repente mi madre me sacó rápidamente del sótano y empezó a gritarme. Mi mamá nunca me había gritado antes y eso me hizo llorar y sentirme triste. Entonces mi mamá me pidió que nunca jamás entrase al sótano otra vez y me dio una galleta.

Eso me hizo sentir un poco mejor, así que me olvidé del tema y nunca le pregunté que porqué el hombre que había en el sótano estaba haciendo sonidos de perrito. O por qué no tenía ni manos ni pies.”

La silueta negra

“Una vez pasé una fin de semana en casa de mi abuelo cuando tenía 8 años. Estaba tumbado en elsofá cuando de repente presencié un reflejo. Cuando me levanté ya era de noche y vi la silueta negra de un hombre sentado en el sofá, cerca de mis pies. Mirándome. No pude ver su cara, ni siquiera intuir cómo era… tan solo era la silueta de un hombre corpulento y calvo.

Grité llamando a mi madre y rápidamente vino para ver qué ocurría. Se lo conté pero no me tomó demasiado en serio. Pensaba que solo era un sueño. Pero lo vi, y era muy real.”

Guilherma, vía BuzzFeed

El dementor violento

“Una noche, de repente me desperté y presencié una aparición, o quien sabe qué, que me parecía un dementor como los de Harry Potter que me miraba. Permanecimos un rato, mirándonos el uno al otro. Entonces extendió su brazo y empezó a apretar mi muñeca. Me dolía muchísimo y estaba desesperado por escapar. La única cosa que pude hacer fue cerrar mis ojos y dormir.”

Jenny, vía BuzzFeed

 

 

Magia y Poder