¿Funcionan realmente los hechizos mágicos?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

No han sido pocas las personas que se han puesto en contacto conmigo para preguntarme acerca de la eficacia de los hechizos. Mucha gente quería saber mi experiencia real sobre su efectividad o si era necesario esperar mucho tiempo para ver sus resultados.

Hoy intentaré dar respuesta a algunas de estas preguntas para aclarar, de forma definitiva, cualquier tipo de duda que alguien pueda tener acerca de si verdaderamente los hechizos funcionan correctamente.

Lo primero de todo, decir que hay veces que los hechizos sí funcionan. Sin embargo, otras veces no. ¿A qué se debe que en ocasiones los hechizos si resulten exitosos y otras no? Pues hay varias cosas que influyen a la hora de realizar un ritual de cualquier tipo que pueden incidir en el efecto final de nuestra magia.

Entre los principales factores involucrados en el éxito de un hechizo, se encuentran los siguientes:

La fase lunar

Se trata de una de las claves esenciales para el éxito de nuestro hechizo. Existe una gran cantidad de hechizos que se ven potenciados si los llevamos a cabo durante la fase de Luna Llena.

La energía de la Luna afecta a nuestro temperamento y a nuestro estado de ánimo, por lo que resulta evidente que su energía puede ser determinante durante nuestros rituales.

La Luna pasa a través de cuatro fases, cada una de las cuales tiene siete días de duración. La suma del total de días de cada fase es 28, también conocido como mes lunar.

  • Luna Nueva: Es parecida a la fase de Luna Menguante y resulta perfecta para hechizos destinados a alejar algo de nuestra vida.
  • Luna Creciente: Ideal para hechizos mediante los cuales pretendemos conseguir algo, como amor, buena suerte o dinero.
  • Luna Llena: Mi favorita para lanzar hechizos. Muchos consideran la noche de Luna Llena como la mejor para hacer uso de la magia.
  • Luna Menguante: Resulta efectiva para hechizos con los que queramos eliminar algo de nuestras vidas, como un enemigo o cualquier otro mal.

La calidad y el uso correcto de los instrumentos

A la hora de lanzar nuestro hechizo, es importante asegurarnos de que contamos exactamente con los materiales indicados para realizarlo con las máximas garantías. Por lo general, suelen ser necesarias velas de colores, hierbas, pergaminos, incienso…

Todos los instrumentos están directamente relacionados con la efectividad de la magia.

Nuestro estado mental

Esto también es muy importante. Debemos conseguir entrar en el estado mental adecuado que nos permita lanzar el hechizo con las máximas garantías. Debemos proyectar exactamente las emociones que estén vinculadas al objetivo de nuestro hechizo, por lo que si estamos intentando realizar una ceremonia para conseguir buena suerte, deberemos esforzarnos por experimentar los sentimientos que nos produciría tener la buena fortuna de nuestra parte.

La voluntad del Universo

Para los que me preguntan cuánto deben esperar para ver los resultados, todo depende de los deseos del Universo. Puede que funcione en un día o dos, o puede que necesite meses. En ocasiones, es posible que creas que no ha funcionado y que al poco tiempo te lleves una sorpresa. Ante todo, mantén una visión optimista y jamás pierdas la esperanza.

La experiencia del hechicero

Lo normal es que aquel que se decida a lanzar su propio hechizo cuente con un mínimo de conocimientos y experiencia en cuanto al uso de la magia se refiere. Además de esforzarse por adquirir conocimiento, es importante practicar tanto como podamos. En poco tiempo iremos ganando confianza en nosotros mismos, y eso se traducirá en capacidad para realizar hechizos con más fuerza y poder.

La correcta gestión de la energía mágica

Es evidente que con el paso del tiempo no solo ganaremos experiencia en el uso de la magia, sino que también mejoraremos nuestras capacidades para administrar la energía del entorno. Aprendiendo a gestionar la energía mágica es posible que en poco tiempo veamos un incremento de nuestra calidad de vida y una mayor potencia de los efectos de nuestros rituales mágicos.

La creencia de que lo que haces funcionará

Quizá el aspecto más importante. Como todo en la vida, si no creemos que lo que hacemos va a funcionar, entonces no lo hará. Somos los únicos responsables del éxito de nuestros proyectos, por lo que es importante que seamos los últimos en rendirnos y, no solo eso, sino que debemos tener absoluta confianza en la efectividad de lo que hacemos.

El propio hechizo

Parece lógico, ya que aunque llevemos a cabo todo lo anterior de la mejor manera posible, todo siempre dependerá en última instancia del hechizo elegido para lanzar. Algunos hechizos funcionan mejor que otros, y cada uno funciona de forma distinta dependiendo de la persona que lo realice. Asegúrate de cumplir los puntos anteriores y de seleccionar un buen hechizo, no solo acorde a lo que buscas conseguir, sino también uno que pueda funcionar.

Magia y Poder